NO RESIDENTES EN ESPAÑA: NECESIDAD DE OTORGAR UN TESTAMENTO ESPAÑOL.

Cuando se trata de no residentes en España, no cabe duda que es, más que conocida, la conveniencia de otorgar un testamento español que facilite los trámites a los herederos a la hora del fallecimiento.  Esta recomendación es práctica habitual por todos los profesionales del derecho que nos dedicamos al Derecho Internacional.

Otorgar un testamento español es equivalente a realizar una herencia fácil y barata; muy al contrario el no otorgamiento de testamento español equivale a una herencia complicada y costosa.

Muchos clientes nos preguntan cómo otorgar este testamento, coste aproximado, si es posible otorgarlo en su país de residencia, etc. Para los ciudadanos europeos (excepto Gran Bretaña e Irlanda) existe un Reglamento del Parlamento Europeo que regula la tramitación de las herencias y simplifica los trámites de legalización de los Testamentos.  Sin embargo, para los ciudadanos de fuera de la UE otorgar testamento ante una autoridad extranjera implica complicar los trámites de la herencia con traducciones, legalizaciones y procesos judiciales de verificación y validación. Es por ello que conviene que el testamento español sea otorgado ante las autoridades españolas, bien sea un Notario español o el Cónsul Español.

 

¿Qué ha de incluir ese testamento, cuál será la Ley aplicable a mi sucesión?

Este testamento ha de indicar que se refiere exclusivamente a los bienes que se encuentren en España.  Asimismo ha de especificar cuál es la Ley aplicable a la herencia. A este respecto podrá optar bien por la Ley Personal, esto es, la nacional del testador; o bien, por la Ley española. La Ley nacional o Ley personal,  es la que determina la forma de testar, las legítimas, etc… La tramitación de la herencia, para los bienes en España, ha de llevarse a cabo siempre la Ley española.

Es importante aclarar que la normativa de Derecho Internacional Privado en relación con la ley que rige las sucesiones, cambió tras la entrada en vigor en Agosto de 2015 del Reglamente UE num. 650/2012. Por ejemplo, hasta esa fecha, la sucesión de un ciudadano español residente en Suecia que fallecía sin otorgar testamento se le aplicaba la ley española sobre la base de su nacionalidad. Sin embargo, a partir del 17 de Agosto de 2015 (entrada en vigor del Reglamento Comunitario) si dicho ciudadano español fallece sin otorgar testamento, su herencia se regirá por la ley de su residencia habitual en el momento del fallecimiento: esto es la ley sueca.

Sin embargo el Reglamento Comunitario permite que el testador elija la ley que quiere que se aplique a su sucesión manifestándolo de manera explícita en un testamento. Esta posibilidad existe incluso para aquellos ciudadanos que ostenten doble nacionalidad y con independencia de que el testamento sea otorgado ante un Notario o ante el Cónsul español.

Pero como quiera que las normativas sobre sucesiones difieren de unos países a otros y a veces, son completamente diferentes, es por lo que se recomienda por los profesionales del Derecho que se puedan ver implicados en un procedimiento de sucesión a partir del 17 de Agosto de 2015 que contacten con un abogado local especializado en la materia.

 

¿Qué ocurre si otorgo después otro testamento o si ya tengo testamento en mi país de residencia?

La Legislación española establece que sólo es válido el último testamento y que un Testamento anula el anterior, es por esto que se recomienda tener mucho cuidado si se otorga alguna otra Disposición Testamentaria en el país de residencia con posterioridad al otorgamiento del Testamento español. En caso de otorgar dicha Disposición testamentaria en su país de residencia, habrá que tener cuidado en que sean exceptuados los bienes existentes en España del testamento, esto es, que no se incluyan los bienes españoles en dicho testamento extranjero.

Esto es asi para evitar conflictos futuros con la herencia, dado que en el momento de tramitar la herencia las autoridades españolas pedirán un certificado de que no se ha otorgado un testamento posterior al español en el país de residencia, ni en el país de nacionalidad del otorgante.

¿Quién redacta el testamento y que coste tiene?

El testamento español se redacta por el Letrado especialista en la materia,  a doble columna en el idioma español y el idioma del testador. Este testamento será posteriormente revisado y firmado ante el notario que se elija.

El coste del otorgamiento de un testamento español suele ser bastante económico y el testador ha de atender dos gastos: Honorarios del Notario interviniente; Honorarios del Letrado. El coste total no suele superar los 200 euros (IVA excluido), correspondiente normalmente 80 euros (IVA excluido) los honorarios del Notario y 100 euros (IVA excluido) los honorarios del Letrado por la redacción de un testamento, en la mayoría de los casos.

De otro lado, y con la finalidad de garantizar la administración y el cuidado de los bienes en España, este Despacho recomienda otorgar un Poder General Preventivo y/o Testamento Vital, por el que se nombre a una persona para la administración de los bienes en caso de que, por cualquier circunstancia, se deterioren las facultades mentales del otorgante y que no sea capaz de decidir por sí mismo, que sea útil antes de una posible declaración judicial de incapacidad, que aconseje al Juez sobre la persona que debe designarse como Tutor y la persona que puede decidir sobre la vida del otorgante (tratamiento médicos, prolongación de la vida, etc…).

Los abogados del Equipo de ABOGADOS MAR CONSULTORES son especialistas en Derecho Internacional y concretamente en herencias internacionales, testamentos, planificación de herencias, por lo que estamos a su disposición para cualquier consulta en relación con esta materia.

 

María José Arroyo.

Abogada de la firma Abogados MAR Consultores.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *